Schwarzwälder Kirschtorte

4.02.2017

tarta-chocolate-cerezas-selvanegra


Hola nuevamente estoy por aquí, con una tarta que realmente es una delicia, la razón por la cual la hice es porque cuando viaje a Alemania el año pasado, me quede con ganas de comerme un buen trozo de este tipo de tarta alemana, ya saben cuando deseas comer algo con todo tu corazón y por una u otra razón eso no pasa...... entonces para quitarme el antojo, pues decidí hacer una versión que encontré en un libro. 

Debo decir que esta no lleva licor de Kirsch ya que por el momento no logro encontrarlo en ningún supermercado por aquí, pero no será la ultima que haga eso es seguro, haré muchísimas más. Pero el hecho de que no llevará licor de Kirsch no quiere decir que no estaba buena, al contrario estaba rica, pero creo yo que le falta ese pequeño toque de licor para que realmente sea una autentica tarta Selva Negra.




En fin pues si quieren probar esta versión les dejo por aquí los ingredientes y aclaro que habrá una segunda o tercera, hasta que me salga lo más parecida a las que venden en las pastelerías alemanas ya que quien haya tenido la oportunidad de probarla no me dejarán mentir, y esta tarta es de verdad una delicia!!!

Ingredientes

Para el bizcocho:
3 moldes de 15 cm. de diámetro
180 g de harina
280 g de azúcar blanco
2 huevos L
60 g de cacao
100 ml de aceite de olivo suave
120 ml de agua
160 ml de leche
2 cucharaditas de levadura química
1 cucharadita de extracto de vainilla

Para el relleno:
100 g de chocolate blanco
50 ml de nata para montar
2 cucharadas de queso mascarpone
1 frasco completo de cerezas ácidas sin almíbar

Para la cobertura:
140 g de Mascarpone
2 cucharadas de azúcar glass
140 ml de nata para montar
Chocolate negro rallado
Cerezas ácidas


tarta-cerezas-selvanegra-chocolate

Pues para comenzar hacemos el bizcocho, esto lo podemos hacer un día antes y al otro día montamos la tarta completa. 
Empezamos por batir los huevos por 5 minutos en la batidora a velocidad alta, hasta que hayan blanqueado y estén espumosos, después añadimos el azúcar blanca y seguimos batiendo 1 minuto más, ponemos el aceite y seguimos batiendo, incorporamos el extracto de vainilla y la leche batimos hasta conseguir la mezcla homogénea después con un colador, tamizamos encima de esta mezcla, el harina, el cacao y la levadura química y batimos a velocidad baja solo lo necesario para integrarlo todo muy bien, hasta no ver rastros de harina en la mezcla, añadimos el agua caliente, a punto de hervir, para que el bizcocho quede jugoso y no seco.
Cuando la masa esté lista, quedará muy liquida, con mucho cuidado la vertemos en nuestros 3 moldes de 15 cm de diámetro engrasados previamente con mantequilla o aceite, rellenamos los moldes tratando de poner la misma cantidad de masa en cada uno, yo lo hice a ojo, pero para ser más exactos podemos pesarlos y listo.

Los metemos al horno y horneamos a 180ºC calor arriba y abajo por 30 minutos. Cuando los saquemos del horno los dejamos reposar en el molde por 15 minutos y después desmoldamos y los ponemos sobre una rejilla y dejamos enfriar por completo. Una vez fríos, los igualamos con una lira o cuchillo en la parte superior para que la tarta quede lo mejor nivelada posible.

Para el relleno cortamos el chocolate blanco en pedazos pequeños y los ponemos en un bol resistente al calor y calentamos la nata y la verteremos sobre el chocolate y mezclamos muy bien hasta que todo este completamente derretido y bien mezclado. Dejamos enfriar completamente en el frigorífico y cuando ya haya espesado lo ponemos en el bol de la batidora y lo mezclamos junto con el queso hasta que la crema tenga una consistencia cremosa pero sin que llegue a cortarse así que batiremos con mucho cuidado.

Para la crema de cobertura, pondremos el queso junto con el azúcar glas y batiremos. Por otro lado montaremos la nata y una vez montada uniremos con el queso con movimientos envolventes hasta integrar muy bien todo con una espátula. Y cuando esté lista la dejaremos enfriar mínimo 30 minutos en el frigorífico.

Para el montaje:
Ponemos nuestro primer bizcocho, ponemos una capa de cerezas escurridas previamente y encima una capa de crema de relleno, y así sucesivamente con la segunda capa. Cuando lleguemos a la tercera, tenemos que poner una capa de crema de cobertura por toda la tarta, de manera de que nos quede lo más lisa y pareja posible y lo dejamos en el frigorífico por lo menos una hora para que esta capa quede firme y podamos poner más crema de cobertura encima.
Después de este tiempo la sacamos y ponemos la ultima capa de crema de cobertura encima de la primera, y tratamos de dejarla lo más lisa posible. Ponemos un poco de chocolate rallado por los laterales con mucho cuidado y encima de la tarta hacemos unos pequeños círculos y ponemos una cereza ácida para decorar y un poco de chocolate rallado en el centro y lista.





El resultado es una tarta muy rica, pero debo decir que no es la típica tarta Selva Negra Alemana, ya que nos falta el licor de Kirsch que en esta ocasión es muy importante hablando de este tipo de Tartas, pero para los niños esta opción es muy rica, ya que no contiene alcohol y es una delicia. Como les dije antes, seguiré probando recetas hasta dar con la definitiva, y con gusto la compartiré con ustedes.

Hasta la próxima receta y una disculpa para todas las expertas en tartas que me leen, pero es que la verdad que no consigo dejarlas lisas y totalmente parejitas.





1 comentario:

  1. A mi me parece que te ha quedado perfecta!!! Y tiene una pinta deliciosa!!! A veces pasa que se nos mete algo en la cabeza y hasta que que no lo conseguimos, verdad?? 😋😘

    ResponderEliminar