Kiwi Panna-Cotta Tarte

1.24.2017

tartaleta-panna-cotta-kiwi

Hola a todos, nuevamente estoy por aquí, con otra deliciosa aunque muy veraniega receta como dice mi amiga Olga del blog (Olga en el país de los cupcakes) si bien es cierto, que ahora con este frío de invierno no se antoja tanto el kiwi, pero la razón en esta ocasión de mi receta es que esta es la fruta elegida en el mes de Enero en el Reto Dis-Fruta de mi otra amiga Lidia del blog (Nunca es Demasiado Dulce) y como ya llevaba varios meses sin participar por falta de tiempo, en esta ocasión tuve un chance y bueno a hacer algo con Kiwi.
La verdad es que es la primera vez que hago esta tarta o tartaleta o como quieran llamarle, y no me decepcionó, ya que tenia mis dudas ya que por aquí los kiwis no están en su mejor temporada, y pensé que serían un fracaso, pero para nada, el toque ácido que tienen va perfectamente con el dulce de la Panna-Cotta asi que encajan a la perfección.
panna-cotta-kiwi

Pues entonces no me alargo más y vamos con la receta.
Molde de 26 cm de diamétro

Base
300g de harina
200 g de mantequilla a temperatura ambiente
100 g de azúcar

Para el relleno
4 hojas de gelatina
500 g de nata para montar
8 g de azúcar avainillado
80 g de azúcar

Para la capa de Kiwi
3 hojas de gelatina incolora
6 kiwis (lavados, pelados y batidos)

Para la decoración
2 a 3 kiwis más

Primero empezaremos con la base de la Tarta, para eso solo tenemos que mezclar el harina, con la mantequilla y el azúcar y mezclar en la batidora hasta conseguir una masa que se despegue al bol. En este momento la sacamos, la envolvemos en un film transparente y la llevamos al refrigerador por 30 minutos.

Precalentamos el horno a 190ºC calor arriba y abajo sin ventilador.
Sacamos la masa del refrigerador y la extendemos muy bien en medio de dos papeles de horno, yo la extendí con un grosor de 4 mm pero perfectamente se puede hacer con un grosor de 6 mm también dependiendo de que tan gruesa queramos la base.

La amoldamos muy bien al molde tratando de no desperdiciar nada de masa y ajustando muy bien, cuando la tengamos lista hacemos agujeros pequeños con un tenedor por toda la base y la hornearemos por 20 minutos hasta que tenga un color ligeramente dorado. La sacamos y dejamos enfriar.

Para el relleno de Panna Cotta, pondremos las hojas de gelatina en un bol con agua fría, y la dejaremos ahí para que se hidrate mientras preparamos lo demás. En un cazo aparte, mezclaremos la nata con los dos tipos de azúcar, lo removemos muy bien para que el azúcar se disuelva y pondremos el cazo a fuego medio por 2 a 3 minutos la retiramos del fuego y dejamos enfriar un ratito. 

Escurrimos muy bien las hojas de gelatina y las agregamos a nuestra mezcla de nata y removemos muy bien hasta que toda la gelatina se disuelva. Ponemos esta mezcla en nuestra tarta que ya debe estar un poco fría la rellenamos muy bien y la dejamos en el refrigerador toda la noche o mínimo 4 horas, yo en lo personal la deje toda la noche y continue al otro día.

Ya que haya pasado este tiempo vamos por la última capa. Para ello ponemos las 3 hojas de gelatina a hidratar nuevamente en agua fría. Por otro lado lavamos, y pelamos los kiwis, y haremos con ellos un puré. Esté puré lo pondremos a fuego lento en un cazo por 2 minutos, lo retiramos del fuego y le agregamos las hojas de gelatina escurridas e integramos todo muy bien.

kiwi-panna-cotta-tarte

Sacamos nuestra tarta y le colocamos la última capa por encima, y la volvemos a meter al refrigerador por mínimo otras 4 horas.

Después de este tiempo, sacamos la tarta y como el molde no saldrá   fácilmente porque está fría, encendemos nuestro horno con una temperatura mínima, metemos nuestra tarta para darle un toque de calor, pero con cuidado de no pasarnos, es solamente para que el calor llegue a las paredes de nuestro molde y se pueda desmoldar fácilmente, pero no debe derretir la gelatina, así que deben de tener mucho cuidado con eso. Desmoldamos y servimos.

Para servir la tarta yo coloque rebanas de kiwi fresco por encima de cada rebanada de tarta, o el kiwi en trozos pequeños también va muy bien. Les aseguro que es una tarta con el toque perfecto, ni tan dulce, ni tan ácida por aquello de que a veces los kiwis no están tan de temporada.

Espero que la prueben sobre todo cuando tengan ganas de una tarta refrescante y deliciosa a la vez, y no puedo despedirme sin mencionar que con esta receta participo en el reto  Dis-Fruta del mes de Enero que sabe a Kiwi.

Pues como siempre les doy las gracias por compartir mis recetas, por leerme y por tomarse los minutos para dejarme algún comentario. Ya saben que si tienen alguna duda solo tienen que decirme y con gusto les ayudo.
Muchos saludos desde Michigan y nos vemos en la próxima receta.



7 comentarios:

  1. Buenos días Paty
    Me parece una receta fantástica. Y los contrastes de sabores quedaran deliciosos.
    Espero hacerla porque me parece fácil y muy vistosa.
    Un saludo, tu amiga Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa, me da gusto que tengas ganas de probarla. Me cuentas que te parece. Un saludo y espero que todo vaya bien.

      Eliminar
  2. Patty una receta estupenda para el reto de este mes!! Juntar kiwi y pannacotta en una misma tarta me parece una idea brillante que debe estar deliciosa!! Gracias por tu aportación al reto de este mes. Muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por aceptarme en tus retos de cada mes. Prometo estar más presente y participar cada mes como es debido. Muchos besos para ti también mi querida Lidia.

      Eliminar
  3. Tiene una pinta deliciosa, es interesante la combinación, te ha quedado estupenda. Besos 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mi Dulce Valentina, ya te extrañaba por aquí. Besitos

      Eliminar
  4. Pintaza total!!! Me encanta!!! Tengo que hacerla!! Besitos

    ResponderEliminar