Pan de Muerto Mexicano

10.26.2016


Cuando comencé  esta aventura de tener un blog, muchas personas me felicitaron y me animaron a hacerlo. Muchas personas que sin conocerme personalmente siempre me han regalado bonitas palabras para mis fotografías, y para todo lo que hago.



Y la verdad es que yo me siento muy afortunada, de que estas personas  formen parte de mi vida, que seamos amigas a pesar de las distancias, y que cada día que pase la amistad crezca un poquito más. Una de estas personas especiales para mi, es mi amiga a distancia Rosa, ella siempre comparte mis publicaciones y me comenta cada entrada, sin faltar nunca a ninguna, las lee todas y un día ella me comento que quería que un día publicara una receta típica de mi país México. Es por eso que aprovechando mis tradiciones familiares, ya que en casa cada año hago esta receta, hoy le dedico esta entrada.

Mi querida Rosa esta entrada va por ti, por la gran amistad que ha crecido entre nosotras y por la confianza que nos tenemos, muchos saludos a tu madre, y ya saben que cuentan conmigo. Espero que te guste la receta.


Pues eso, la receta de hoy es muy fácil de hacer en casa, con ingredientes que todos tenemos a mano, y la verdad es deliciosa. Debo decir que existen muchas versiones del  "pan de muerto tradicional mexicano".




Pero depende de cada estado del país, hay maneras diferentes de hacerlo y de decorarlo, pero para todos los mexicanos tiene el mismo significado y se hace en esta misma fecha, (31 Octubre, 1 y 2 de Noviembre), para celebrar el día de nuestro muertos.

 El pan de muerto es uno de los ingredientes más emblemáticos de nuestra tradición, una ofrenda que se precie de serlo deberá contener esta pieza esencial, tiene una forma circular que simboliza el ciclo de la vida y la muerte; al centro en la parte superior del pan, aparece un pequeño círculo en el centro que representa al cráneo, cuatro candelillas que son los huesos y también las lágrimas derramadas por los que ya se fueron, éstas pueden estar colocadas en forma de cruz que indican los cuatro rumbos del universo y también los cuatro puntos cardinales dedicados a un dios distinto Quetzalcóatl (la serpiente emplumada y ser supremo de las culturas mesoamericanas), Xipetotec (el Tezcatlipoca rojo que representaba la fertilidad y los sacrificios), Tláloc (dios de la lluvia y la fertilidad) y Tezcatlipoca (señor del cielo y de la tierra).  Por último, el sabor a azahar en honor de los ya fallecidos pero la receta que yo uso, es la del centro de México, en este caso sustituyo el agua de azahar por ralladura de naranja, aunque a veces se les puede poner ambas.


Algunos de los tipos de pan de muerto, por ejemplo son:

  • Tradicional (pan sencillo)
  • Con ajonjolí de Puebla (pan sencillo con semillas de ajonjolí)
  • Azucarado de la Mixteca (azúcar roja para las ofrendas)
  • Pan de yema de Oaxaca
  • De vainilla o naranja
  • Con pan de chocolate (cubierto de azúcar)

En realidad este tipo de pan azucarado, es para comerlo acompañado de un buen chocolate caliente, un atole o un vaso de leche. Aunque debo decir que mis hijos se lo comen así solito y les encanta. 




Ingredientes:

500 g de harina y un poquito más extra para la hora de amasar a mano.
15 g de levadura seca de panadero
150 g de azúcar blanca
6 g de sal
2 huevos L
90 g de mantequilla a temperatura ambiente
200 ml de leche
ralladura de 1 naranja
1 cucharada de extracto de vainilla


Para decorar:

Mantequilla fundida y azúcar blanca



Preparación:

Primero tomamos unos 50 ml de la leche destinada para la receta y la ponemos a entibiar para fermentar nuestra levadura. 
Cuando esta leche esté tibia, la retiramos del fuego, y en un bol tomamos 3 cucharadas del harina, la levadura seca,  3 cucharadas de azúcar y los mezclamos todo junto con la leche, esto hará una especie de atole, que será nuestro fermento, así que la dejaremos encima de una superficie tibia, para que fermente hasta que doble su tamaño. Todos los ingredientes que menciono se toman de la cantidad destinada y pesada para la receta.

Por otro lado, tomamos el harina sobrante, la colocamos en forma de volcán sobre la superficie de trabajo, y en el centro colocamos los huevos, la mantequilla, la ralladura de naranja, la sal , el extracto de vainilla, y nuestro fermento, que ya habrá doblado su tamaño y comenzamos a amasar, tenemos que trabajar mucho esta masa, ya que de eso depende que el pan quede suave y esponjoso, mientras amasamos vamos agregando poco a poco la leche hasta terminarla, y seguimos amasando, aunque llegue un punto en que todo se siente muy pegajoso, podemos agregar un poquito de harina extra, pero poca, tampoco hay que pasarnos, y seguimos amasando, al final la masa se podrá despegar solita de la mesa, y estará elástica y suave. La verdad lleva su trabajo, pero de que sale, sale!!!

 Claro si lo quieren hacer con batidora y el gancho también resulta y es más fácil claro está.

Bueno cuando nuestra masa esta lista tenemos que ponerla en un bol engrasado ligeramente con aceite, poniendo la masa con la costura hacia abajo, y con el aceite que aun tenemos en las manos, se lo untamos a la masa por arriba para que no forme costra, y la dejamos ahí, sin tapar hasta que doble su tamaño.


Cuando la masa esté lista, que ya haya doblado su tamaño, en un ambiente calido, tarda como 30 minutos, la sacamos del bol, y vamos cortando pequeños pedazos de masa, para empezar a bolear en nuestras manos.

Tomamos la masa y con nuestra mano encima de ella sin aplastar, vamos haciendo una bolita, apoyando los dedos en nuestra superficie de trabajo. Cuando ya este boleada, la colocamos en una charola ya preparada con papel de horno con la costura hacia abajo nuevamente. A mi en lo personal me salieron 12 panes, medianos, ya que esta masa esponja y crece mucho cuando esta en el horno, pero eso ya es cuestión de gusto a la hora del tamaño y por eso hay que dejar distancia entre ellas.

Bueno teniendo ya todas las bolitas, debemos reservar un poco de nuestra masa para los huesitos, esto se hace tomando un poco de masa entre nuestros dedos, y deslizando la masa hacia arriba y hacia abajo y presionando pero en medio de nuestros dedos. Por cada pan debe lleva dos cadenas de huesitos cruzadas en forma de cruz, y una bolita que pegaremos por encima con un poquito de agua que en este caso sería la representación del cráneo.


Ya que tenemos todos los panes formados los dejamos reposar 30 minutos más, mientras encenderemos nuestro horno a 180ºC , pasado este tiempo nuestros panes aumentan su tamaño y están listos para ser horneado por 20 minutos.




Una vez salgan del horno, debemos pincelar cada pan, con mantequilla fundida y espolvorear con mucha azúcar, y listo para comer.
Se que la receta es un poco laboriosa, pero la verdad es un pan que a mi me recuerda mucho mis tradiciones, y si algún día quieren intentarlo pues solamente tienen que tener ganas de hacerlo.

Pues eso, hasta aquí mi entrada de hoy, gracias a todos por leerme, por el apoyo y por dejarme sus comentarios. Cualquier duda saben que estoy por aquí, muchos saludos a todos desde Michigan.




Hasta la próxima...


13 comentarios:

  1. Hola! No lo conocíamos, muchas gracias por enseñarnos a hacerlo, tiene una pinta deliciosa y las fotos preciosas como siempre! Estamos muy contentas de que abrieras el blog! Besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ustedes por pasarse por aquí. Besitos

      Eliminar
  2. Buenos días, Paty
    Maravillosa receta y maravillosa la explicación. Me ha parecido muy interesante. La historia, la mitología y las distintas civilizaciones son otra de mis hobbys.
    Muchas gracias Paty por la receta, por dedicarles, estoy muy agradecida.
    Y como bien dices, lo más importante es la gran amistad que se ha forjado entre nosotras.
    Lo haré y por supuesto te enseñare el resultado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes nada que agradecer, lo hago con mucho cariño. Y nuestra amistad sigue y seguirá por mucho tiempo más. Nos conoceremos personalmente y nos daremos un gran abrazo. El resultado de tu pan de muerto fue buenísimo. Besitos

      Eliminar
  3. Me ha encantado la receta!!!!!!!! los platos tradicionales me pirran, lo que daría por poder hincarle el diente a uno de estos panes. También me ha gustado mucho la historia y el significado de cada parte del pan.... Todas esas cosas me atraen mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi querida Olga. A mi también me atrae mucho la historia y significado de la comida tradicional. Besitos guapa.

      Eliminar
  4. Me ha encantado la entrada de hoy¡¡¡Es muy bonito tener tradiciones, y que pasen de unos a otros y se extiendan, es muy interesante la parte en la que describes el pan y su significado. Besos 😘😘😘

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la entrada de hoy¡¡¡Es muy bonito tener tradiciones, y que pasen de unos a otros y se extiendan, es muy interesante la parte en la que describes el pan y su significado. Besos 😘😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es muy bonito tener tradiciones, yo trato de enseñárselas a mis hijos cuando puedo. Muchas gracias por leerme. Besitos

      Eliminar
  6. Me ha encantado la explicación. No conocía el por qué de la forma, ni que había tantas variedades.
    Gracias por la entrada y por la receta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te haya gustado. Yo tampoco he probado todas las variedades pero algún día intentaré otra receta y la compartiré por aquí. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Gracias por la deliciosa receta y su significado, hoy los preparé para llevarlos al Spielgruppe y darles una probadita de cómo celebramos en México el día de muertos y les encantó el pan. Es una receta muy sabrosa, los panes quedan muy suaves y ligeros.
    Gracias por tus excelentes tips ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada Karla, gracias a ti por compartir conmigo la experiencia, me da gusto que haya gustado. Un saludo amiga. Besitos

      Eliminar